Washington Hispanic logo
Metro page link
Actualidad page link
Espectaculos page link
Deportes page link
CasaGuia page link
AutoGuia page link
Gente page link
Metro page link
Nacional page link
Espectaculos page link
Deportes page link
CasaGuia page link
AutoGuia page link
Gente page link

 

Divider Contact Us page link Divider Past Issues page link Divider El tiempo en la region, weather channel page link
Viven infectados de pulgas, chinches y ratones

Inquilinos denuncian deplorables
condiciones de viviendas en MD


Un inquilino muestra una bolsa con cucarachas que los invaden en sus apartamentos. En la foto aparece junto a Kim Propeck, abogada de Casa de Maryland.
Foto: Adrián Meshad/Washington Hispanic




Con bolsas plásticas cargadas de cucarachas y ratones muertos, los inquilinos del complejo de apartamentos, Hampton on the Park en Maryland, denunciaron falta de atención por parte de la administración, quien según los vecinos, lejos de ofrecer un buen mantenimiento a las propiedades permite que sus inquilinos vivan plagados de insectos y roedores. “No puedo ni dormir, porque me paso la noche en vela revisando el cuerpecito de mi hija. Hay muchos chinches e insectos y tengo miedo que se suban a su cama y le piquen”, cuenta una inquilina que vive en el complejo desde hace cuatro años, quien prefirió no ser identificada. Esta mujer a quien llamaremos Rosa y su esposo,  habitan un departamento de un dormitorio junto con su niña de cuatro años de edad y cada 15 días deben comprar veneno para ratones, porque según afirma, desde que ocuparon el apartamento no lo han fumigado. Hace algunos meses reportaron una fuga de agua en el baño que viene del apartamento de arriba, pero hasta la fecha no ha sido reparado. “A veces estoy bañando a la niña y en el apartamento de arriba también abren la ducha y comienza a gotear el techo. La administración sólo viene a ver, pero no solucionan el problema”, afirma Rosa.

Condiciones de vida deplorables al interior de sus apartamentos sumados a la falta de seguridad –tres homicidios han ocurrido entre junio y octubre de 2006 en el complejo- son las situaciones que atraviesan, no sólo Rosa, sino las más de 600 familias que habitan Hampton on the Park, quienes en un 90 por ciento son de origen hispano.

Por esta razón, los inquilinos decidieron buscar ayuda a Casa de Maryland, quien desde un inicio ha servido de intermediaria con la administración de los apartamentos.
“Desde el mes de agosto entramos en negociaciones con la administración. Incluso nos reunimos con un abogada de CASA y representantes de la administración y pidieron un plazo para solucionar los problemas que denuncian los inquilinos, pero se cumplió la fecha y no se manifestaron. Mandamos cartas, llamamos por teléfono y no había ninguna explicación. Por tal razón decidimos realizar esta protesta frente a las oficinas de la administración”, señala a Washington Hispanic, Delia Aguilar, organizadora comunitaria de Casa de Maryland.

Como resultado de la protesta, la administración de Hampton on the Park accedió a reunirse con el abogado de Casa de Maryland y han quedado en reiniciar el proceso de negociaciones.

“Ellos no han explicado el por qué no cumplen con los pedidos de sus inquilinos. El alquiler sigue subiendo siendo 900 dólares el promedio que se paga mensualmente por un apartamento de un dormitorio. El problema es que son familias que entran y salen como en cualquier complejo de apartamentos y muchas tienen miedo denunciar por el estatus legal, así que simplemente esperan a que se cumpla el contrato y salen”, explica Delia Aguilar.


“Además la administración tiene unos modelos de apartamentos que muestran a los futuros residentes, pero después que se firma el contrato entregan una unidad que está muy lejos de parecerse al modelo. Estas familias por no malograr el crédito y evitarse problemas soportan el abuso”, finaliza Aguilar.

Back to top arrowBack to top

Cada 15 segundos una mujer es agredidad en EEUU

Realizan marcha y vigilia
contra la violencia doméstica


Un grupo de mujeres junto a la doctora Claudia Campos (Der.) marcharon por las calles de Mount Pleasant en Washington DC.
Foto Álvaro Ortíz/Washington Hispanic.




La violencia doméstica es considerada un problema de salud pública por las implicaciones físicas, psicológicas y sociales que encierra. Las cifras año tras año son cada vez más impactantes, pero al parecer el temor por parte de las víctimas y la falta de compromiso y atención al problema de muchas organizaciones comunitarias e incluso del gobierno, hacen que la comunidad no tome conciencia de lo que significa ser parte de una familia y de una sociedad donde se respira violencia. En el  marco del Mes contra la Violencia Doméstica, se realizó por sétimo año consecutivo la marcha y vigilia en nombre de las víctimas para alzar la voz y decir “Basta de violencia”. Con el entusiasmo de los locutores de Radio El Zol 99.1, Pedro Biaggi y Lisbella, junto a la doctora Claudia Campos de la Clínica del Pueblo se concentraron decenas de mujeres en la esquina de la calle 18 y la Columbia Rd, para compartir sus experiencias, apoyar a las víctimas y recordar a aquellas mujeres que perdieron la vida por no decir a tiempo “basta”.

A diferencia de años anteriores, se congregó a un número limitado de mujeres y sólo se pudo apreciar la participación de La Clínica del Pueblo, Hermanas Unidas, el Centro Latinoamericano de la Juventud, Madre Tierra, Planned Parenthood y Mary’s Center. Pero, el evento mereció la atención de un mayor número de organizaciones que están o dicen estar comprometidas con la causa, porque llevar una pancarta o afiche de la organización no es suficiente para ayudar a mejorar o solucionar un problema social. También llegó hasta el lugar la cónsul de El Salvador, Ana Margarita López, quien arengó a las mujeres y expresó “quítenme el título de cónsul porque eso no me hace más ni menos mujer. Sólo he venido a decirles que nadie tiene derecho a bajarnos nuestra autoestima y debemos luchar unidas contra este cáncer de la sociedad”.

“Es una lástima que hayan venido pocas personas, porque en eventos como este se concientiza a la población, porque el maltrato no sólo es a la mujer sino repercute en los hijos y por ejemplo se produce luego el fenómeno de las pandillas. Nuestros niños merecen crecer con amor”, dijo la cónsul.

También se hizo presente la señora Cristina, de origen mexicano, quien tomó el micrófono y compartió su experiencia con los presentes, de cómo pudo salir del círculo de violencia en el que se encontraba.

“Hace más de un año me convertí en una víctima de violencia doméstica. Al principio no encontraba servicios en español, pero seguí buscando hasta que encontré a Madre Tierra y a la Clínica del Pueblo. Aún sigo en terapia, pero gracias a ellos pude salir adelante y desligarme del asesino que estaba detrás de mí”, cuenta Cristina.

Luego una adolescente ofreció una reflexión, porque según las últimas encuestas las mujeres son víctimas de violencia doméstica desde muy temprana edad, empezando el círculo cuando inician algún romance.

La violencia doméstica es la principal causa de lesiones en las mujeres de 15 a 44 años en Estados Unidos.

Posteriormente, y para calentar la fría noche, se encendieron las velas y se llevó a cabo un minuto de silencio para recordar a todas aquellas que perdieron la vida a causa de la violencia doméstica y por todas aquellas mujeres que hasta el momento no se han atrevido a hablar y se encuentran escondidas y en silencio.


“La violencia no conoce límites y si todos queremos la paz debe empezar desde nuestros corazones y desde nuestras familias”, finalizó Claudia Campos.

Back to top arrowBack to top

 

El 4 de noviembre en la All Souls Church de DC

Clínica del Pueblo convoca a feria de salud de diabetes


Diversas actividades se realizarán en la Feria de Diabetes que realizarzá la Clínica del Pueblo el 4 de noviembre.
Foto: Felipe Lagos/Washington Hispanic




La epidemia de diabetes que afecta a la comunidad latina en el país aumenta la necesidad de realizar esfuerzos preventivos, cosa que los hispanos conozcan los factores de riesgo que pueden desencadenar la aparición de la enfermedad.

En Estados Unidos, los latinos tienen más posibilidades de desarrollar diabetes que el resto de los grupos étnicos que componen el tejido social del país.

El asunto es tema de salud pública. Los diabéticos tienen más posibilidades de tener enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales, hipertensión, ceguera, enfermedad renal, daño al sistema nervioso, amputaciones de extremidades, problemas a los dientes, complicaciones durante el embarazo y disfunción sexual, entre otras anomalías.

Por ello, para concientizar a la población, la Clínica del Pueblo está organizando, para el sábado 4 de noviembre, una gran feria de salud enfocada exclusivamente a la diabetes.

Sarah Koch, coordinadora de Ferias de Salud de la instutución, dice que las personas que asistan al evento podrán hacerse exámenes destinados a identificar si tienen la enfermedad o están en riesgo de desarrollarla, pero eso no es todo. “Quienes vengan podrán encontrar pruebas de presión arterial, de índice de masa corporal (IMC), obesidad, glucosa, colesterol, glaucoma, VIH, información sobre nutrición, hipertensión, consejos para prevenir el cáncer, servicios sociales y de abuso de sustancias. Además, vamos hacer charlas sobre los problemas de la diabetes, del corazón y de los pies. Todo enfocado a la diabetes”, dice Koch.

Si una persona presenta elevados índices de azúcar en la sangre, la Clínica la pondrá en contacto con un proveedor de salud que pueda atender el problema.

La especialista hace un llamado a la comunidad para que asista a la feria. “Lo que siempre decimos es que la prevención es la solución. Cuidarse antes significa que no van a desarrollar enfermedades después. La cosa es cambiar un poco el estilo de vida y así se puede vivir mucho mejor, evitando enfermedades como la diabetes”, concluye.

Si desea saber más sobre la diabetes, esta edición de SaludGuía de Washington Hispanic publicó una entrevista con un experto de la enfermedad, Dr. Ali Fasa.

La Feria de la Diabetes de la Clínica del Pueblo se llevará a cabo el sábado 4 de noviembre en la All Souls Church, ubicada en el 1500 Harvard St, NW, Washington DC 20009, de 10 am a 4 pm.

Si necesita más información, puede llamar al (202) 448 2854.



Back to top arrowBack to top

Metro | Nacional | Espectáculos | Deportes | CasaGuía |
AutoGuía | Gente | Conexiones | Subscriptions and Advertising |
Contact Us | Past Issues | El Tiempo | Site Map

Conexiones page link

portada

Week of 10/27
PDF

carta