Abril 19 de 2014
min. 47 °F, max. 69 °F
washingtonhispanic.com       google

Sismo de 7,2 grados sacude ciudad de México

NACIONAL
Historia de un sueño alcanzado
Por Carolina Landsberger WASHINGTON HISPANIC
Compartir
El colombiano de 30 años hoy es parte de una importante empresa de relaciones gubernamentales
luis Campillo, Associate, Ibarra Strategy Group. Foto:OLIVER CONTRERAS/WASHINGTON HISPANIC

Sin saber hablar una pizca de inglés y con la idea preconcebida en su mente de niño que éste país sería tal como se ve en las películas, Luis, a sus 12 años se subió por primera vez en su vida a un avión. Su destino era Rhode Island y el viaje era sin retorno.

“¡Qué chévere!”, fue lo primero que pensó el pequeño cuando su madre, Luz Magnolia Marín, le comentó su plan de emigrar al país del norte “uno como niño tiene ese sentimiento de aventura que lo hace ver las cosas de una forma distinta. No pensé que me iba a separar de todo lo que conocía hasta el momento que compramos los boletos, ahí recién me di cuenta que era una separación de verdad”, nos comenta Campillo.

Los primeros pasos en suelo norteamericano
Luis, hijo único de una madre que admira por sobre todas las cosas, llegó con ella desde Armenia, Colombia, a la ciudad de Patwucket, en el estado de Rhode Island, donde los esperaba su abuelo, quien desde hace un tiempo había estado haciendo los trámites para traer a su hija y nieto al país de las oportunidades.

Ni el hecho de no hablar una gota de inglés, ni la tristeza de haber dejado familia, amigos y todo lo que conocía detrás, fueron nunca un obstáculo en la vida de este colombiano que, desde el primer momento que pido suelo estadounidense, se propuso trabajar duro para ir cumpliendo, una a una, las metas que se fue proponiendo “antes de venirnos, mi mamá tenía un trabajo relativamente cómodo en Armenia, pero decidió que en Estados Unidos quizás había un mejor futuro para mí y por eso decidió dejar su trabajo, amigos y familia en Colombia. No le podía fallar”, nos dice Luis, a quien le brillan los ojos de orgullo al hablar de su madre.

El idioma fue, sin duda, la primera barrera que tuvo que sortear en este país “recuerdo muy bien los primeros los primeros años aquí, recuerdo que por no hablar inglés era muy callado y un poco tímido. Estuve durante un tiempo en un curso especial para inmigrantes, donde me hice muy amigo de otro chico colombiano cuyo inglés era aún peor que el mío, porque llevaba menos tiempo aquí, así que yo lo ayudaba haciendo de intérprete, lo que me sirvió para ir practicando y aprender un poquito más el idioma”, nos cuenta Campillo, quien agrega que también hizo las veces de traductor para ayudar a su madre a comunicarse en distintas ocasiones.

Brown, el congreso y su vida en DC
Un par de años más tarde, Luis, por la sugerencia de un consejero de su escuela, Roy Alves, decidió abandonar su clase especial para inmigrantes y comenzó a tomar clases con compañeros estadounidenses. La experiencia, un poco difícil al principio, le sirvió no sólo para dejar de lado la timidez a la hora de hablar en inglés, si no que también le ayudó a integrarse al sistema educacional y comenzó así a trazar una nueva meta: ser el primer miembro de su familia que ingresaría a la universidad.

Luis comenzó su proceso de postulación a distintas universidades que se encontraban en el área donde vivía su familia, sin conocer realmente el prestigio de dichas instituciones. Fue así que, siempre con el apoyo de Roy Alves, un consejero portugués que también había emigrado sólo con su madre cuando era niño, incluyó Brown en la lista de sus aplicaciones. El colombiano que llegara 6 años antes, sólo con su madre y una maleta repleta de sueños, fue aceptado en la prestigiosa universidad ubicada en Providence, Rhode Island, que forma parte de la “Ivy league”, una conferencia de ocho universidades norteamericanas reconocidas por su excelencia académica y admisión selectiva, entre las que se también se encuentran Harvard, Princeton y Yale, por nombrar algunas.

Luego de desechar su idea inicial de estudiar ingeniería química, Luis decidió convertirse en cientista político. Además de proveerle una educación superior de indudable calidad, la Universidad de Brown, le abrió los ojos a un mundo habitado por gente de distintos niveles socioeconómicos, razas y credos “aparte de ser una especie de choque cultural, me fui involucrado con las organizaciones latinas del campus, lo que se convirtió en mis primeros pasos en el mundo de la política y lo que me llevó a optar por mi profesión”, nos dice Luis.

Tras finalizar exitosamente sus estudios, graduándose de ciencias políticas el año 2002, hizo una pasantía en CHCI, The Congressional Hispanic Caucus Institue, que fue su puerta de ingreso al mundo político de Washington DC, donde luego de pasar por la oficina del senador Jack Reed como Legislative Correspondent, actualmente se desempeña como associate en Ibarra Strategy Group, asistiendo a importantes actores del mundo político estadounidense. Actualmente, el orgulloso miembro de la Board of Governors of the Brown Alumni Association y Presidente de la Alumni Association de CHCI, es candidato a Master in Business Administration por la Johns Hopkins University.

Luis, con sus jóvenes 30 años, es un ejemplo de que, con esfuerzo y determinación, el sueño americano se puede convertir en realidad.
 

Más notas
Policía ya no espiará a musulmanes en NY
Aumento histórico en precios de carne
Nominan a Sylvia Burnwell como Secretaria de Salud
Bank of America sufre pérdidas por gastos legales
Obama anunciará subvenciones con fines laborales
Madre de Utah admite haber matado a 6 bebés
Racista, probable responsable de tiroteo en Kansas
Compartir
Tamaño del texto
EDICIÓN IMPRESA FECHAS ANTERIORES
AUTOS Clasibienes
Empleo Servicios
¿Cuál es su opinión sobre 'Obamacare'?
Favorable
Desfavorable
No lo entiendo
 
 
 
 
Washington Hispanic - Derechos Reservados - 8455 COLESVILLE RD. SUITE 700, SILVER SPRING MD 20910. Teléfono 202-667-8881 / Fax 202-667-8902
CONTÁCTANOS PUBLICIDAD CONEXIONES MAPA DEL SITIO