21 de septiembre de 2020Actualizado: 13 de Agosto 2020
Internacional
0

La crisis política de Bolivia amenaza a hospitales y pacientes.

“no quiero que mis bebés se queden en el hospital. No hay oxígeno “.

La crisis política de Bolivia amenaza a hospitales y pacientes.

AP
Washington Hispanic

La Paz Bolivia;

Conectados a ventiladores, 11 bebés prematuros lucharon por sobrevivir el jueves en la sala de cuidados intensivos de un hospital de maternidad boliviano. El suministro de oxígeno a los bebés está en peligro, dicen los médicos, debido a los bloqueos a nivel nacional de los partidarios del partido del expresidente Evo Morales que se oponen al reciente aplazamiento de las elecciones. La crisis política de Bolivia se suma a la carga sobre su sistema de salud, que ya estaba lidiando con el coronavirus mientras continúa propagándose por uno de los países más pobres de América Latina.

Los disturbios callejeros estallaron después de que el Tribunal Supremo Electoral moviera la votación planeada del 6 de septiembre al 18 de octubre tras las advertencias de expertos médicos de que no sería seguro celebrar las elecciones mientras la pandemia aún no estaba bajo control. Fue la tercera vez que se retrasó la votación, lo que enfureció a los manifestantes que acusan al gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez de simplemente intentar aferrarse al poder.

Ahora, después de unos 10 días de bloqueos, los suministros están amenazados en algunos hospitales que también están lidiando con un número creciente de pacientes con COVID-19, según las autoridades.

El secretario general de la ONU, António Guterres, hizo un llamado a las instituciones bolivianas para que negocien soluciones a los múltiples problemas del país, dijo el portavoz Stephane Dujarric.

“Pide a los organizadores de las protestas que garanticen el paso seguro de ambulancias, oxígeno y medicamentos y permitan la entrega de bienes y servicios esenciales para la población”, dijo Dujarric el martes.

La lucha por el control de Bolivia amenaza a sus pueblos más vulnerables. En el Hospital Público de la Mujer de La Paz, el pediatra Dr. Hugo Tejerina dijo que las reservas de oxígeno para los bebés casi se agotaron el fin de semana pasado, pero que los suministros llegaron por avión en el último minuto.

El bebé más pequeño pesaba sólo 950 gramos (2 libras) al nacer, y la vida de los bebés en cuidados intensivos “pende de un hilo”, dijo Tejerina.

Ningún recién nacido en el hospital ha muerto debido a la escasez de oxígeno, y algo de alivio estaba en camino, dijo el médico. Se esperaba un convoy con 66 toneladas de oxígeno líquido el jueves en La Paz después de tres días de atravesar barricadas y manifestantes enojados.

Aun así, los bloqueos están teniendo un impacto más amplio en el atribulado sistema de salud de Bolivia. A veces se impide que las ambulancias lleguen a los hospitales. El Ministerio de Salud dijo que 31 adultos con COVID-19 han muerto desde el viernes pasado por falta de oxígeno.

El gobierno ha descrito la situación como inhumana y ha culpado a los partidarios de Morales de causar aún más miseria en un momento en que la pandemia está causando graves estragos en el país. Pero las autoridades se muestran reacias a usar la fuerza para romper los bloqueos, recordando el derramamiento de sangre generalizado en los enfrentamientos del año pasado en la época en que Morales dimitió tras unas elecciones marcadas por irregularidades.

Morales, quien había gobernado durante 14 años, dejó Bolivia después de renunciar y podría enfrentar cargos de sedición y otros cargos si regresa. Fue el primer presidente indígena de Bolivia y sigue siendo una poderosa influencia en el país. Su partido, el Movimiento al Socialismo, controla el congreso.

Bolivia ha reportado casi 4.000 muertes por COVID-19, aunque se cree que el número real es mucho mayor. El mes pasado, la policía de las principales ciudades dijo que había recuperado los cuerpos de cientos de presuntas víctimas del coronavirus en hogares, vehículos y, en algunos casos, en las calles. Los hospitales se llenaron de pacientes y las funerarias fueron asediadas por familiares afligidos que buscaban enterrar a sus muertos.

Alrededor del 60% de los trabajadores médicos del Hospital de la Mujer se infectaron con el coronavirus y tuvieron que dejar el trabajo, y muchas madres embarazadas han tenido que ir de un hospital a otro con la esperanza de encontrar un espacio donde dar a luz, dijo Tejerina.

El jueves, Yola Quispe, de 39 años, estaba fuera de las puertas del hospital. Estaba embarazada de gemelos. Quispe dijo que el hospital aún no había confirmado si había una cama disponible.

“Ya tengo dolor y tengo miedo de que nazcan con bajo peso”, dijo. Aun así, “no quiero que mis bebés se queden en el hospital. No hay oxígeno “.

 COMPARTIR:
COMPARTIR:
  • googleplus
  • linkedin
  • mail
COMENTARIOS