27 de septiembre de 2020Actualizado: 11 Septiembre 2020
Metro
0

Policías de Maryland acusados de usar la fuerza de forma rutinaria

Los datos revelados recientemente por el condado de Prince George muestran que sus oficiales de policía usaron la fuerza contra personas negras o hispanas en el 94% del total de 6.805 incidentes reportados desde el 1 de enero de 2016 hasta 2019

Policías de Maryland acusados de usar la fuerza de forma rutinariaPhoto AP

AP
Washington Hispanic

Uno de los departamentos de policía más grandes de Maryland parece usar de forma rutinaria el uso de la fuerza por parte de agentes que la ejercen de manera desproporcionada contra ciudadanos negros, dijo un experto de los demandantes en un tribunal que presentó el jueves una demanda que acusa al departamento de prejuicio racial.

Los datos revelados recientemente por el condado de Prince George muestran que sus oficiales de policía usaron la fuerza contra personas negras o hispanas en el 94% del total de 6.805 incidentes reportados desde el 1 de enero de 2016 hasta 2019, según el expediente judicial. Los residentes negros representan aproximadamente el 64% de la población del condado de casi 1 millón, mientras que los hispanos representan casi el 20%. Los datos del condado muestran que el 86% de los incidentes de uso de la fuerza de su departamento de policía fueron contra civiles negros y el 8% contra civiles hispanos.

Michael Graham, un experto en procedimientos policiales, analizó los datos de los grupos de derechos civiles que demandaron al condado. Los grupos habían afirmado que los oficiales de policía habían tolerado el racismo y tomado represalias contra los oficiales negros e hispanos que se quejaban del comportamiento intolerante de sus colegas blancos. En la presentación judicial del jueves, Graham dijo que el departamento de policía concluyó que los agentes estaban justificados en el uso de la fuerza en todos menos 15 de los 6.805 incidentes.

“Con base en los informes sobre el uso de la fuerza producidos, parece que la revisión del comando está haciendo poco más que dar una aprobación oficial al uso de la fuerza”, escribió Graham en una versión actualizada de un informe que se presentó en junio.

Los portavoces del condado y del departamento de policía no respondieron de inmediato a un correo electrónico en busca de comentarios sobre los últimos hallazgos de Graham.

El Departamento de Policía del Condado de Prince George es la cuarta agencia policial más grande de Maryland, con más de 1,500 oficiales cubriendo una amplia franja de los suburbios de Washington, D.C.

Hank Stawinski, quien se había desempeñado como jefe de policía del condado desde 2016, renunció en junio el mismo día en que los abogados de los demandantes presentaron una versión redactada del informe de Graham. Después de aceptar la renuncia de Stawinski, el principal funcionario electo del condado formó un grupo de trabajo para examinar áreas para posiblemente reformar el departamento de policía, incluidas las políticas de contratación, capacitación y uso de la fuerza.

La ejecutiva del condado, Angela Alsobrooks, reconoció en junio que hay “cosas que no funcionan en nuestro departamento de policía”.

“Cualquier cosa que encontremos que esté rota, les aseguro que lo arreglaré”, dijo.

En octubre de 2017, Stawinski dijo que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos estaba investigando acusaciones de que las prácticas laborales del departamento discriminaban a hispanos y negros.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Maryland representa a varios oficiales actuales y anteriores que demandaron al condado y a Stawinski en diciembre de 2018. La demanda busca daños monetarios no especificados, incluidos daños punitivos, así como una orden judicial que exige al condado abolir la discriminación racial dentro de su policía. Departamento.

Graham dijo que los datos del condado muestran que 19 oficiales fueron responsables de 685 usos de la fuerza, un 10% desproporcionadamente grande del número total informado. Catorce de esos 19 oficiales son blancos, dijo.

Graham dijo que revisó los informes policiales que cubren 1.219 usos de la fuerza desde el 1 de enero de 2016 y no encontró un solo caso en el que un oficial de comando no estuviera de acuerdo con que el uso de la fuerza fuera razonable. En cambio, Graham dijo que encontró una amplia evidencia de que el departamento “ha fallado persistente y sistemáticamente en hacer cumplir sus políticas con respecto a las interacciones civiles, particularmente las quejas de prejuicios raciales”.

“Este incumplimiento del Departamento de cumplir con sus políticas era conocido (o debería haber sido conocido) en la mayoría de los rangos superiores del Departamento, quienes lo autorizaron o aprobaron directamente”, escribió.

El Washington Post informó el martes que el sistema de alerta temprana del departamento de policía señaló a un oficial meses antes de que le disparara fatalmente a un hombre esposado. Cpl. Michael A. Owen Jr. activó el sistema usando la fuerza dos veces en rápida sucesión el verano pasado, pero sus supervisores no habían sido notificados formalmente hasta enero y no actuaron antes de que Owen matara a William Green en el asiento delantero de su patrullero policial el pasado mes de enero. 27, informa el periódico.

Graham dijo que encontró “deficiencias significativas” en el sistema de alerta temprana del departamento que no logró identificar a todos los oficiales que deberían ser revisados. “Al no informar, el Departamento ha socavado el propósito del sistema de informes, que es identificar a los agentes antes de que se conviertan en un problema para la comunidad”, escribió.

 COMPARTIR:
COMPARTIR:
  • googleplus
  • linkedin
  • mail
COMENTARIOS